6 de octubre, 2016

La gobernadora bonaerense María Eugenia Vidal aclaró que no tomará en “decisiones precipitadas”, en alusión al pedido de renuncia de la Comisión Por la Memoria (CPM) “por administración fraudulenta” contra el titular del Servicio Penitenciario Bonaerense (SPB), Fernando Díaz.

La presentación del organismo conducida por Adolfo Pérez Esquivel trascendió días atrás, basándose en que Díaz había sido citado a prestar declaración indagatoria por el juez federal de Salta, Miguel Antonio Medina, en la causa que “investiga irregularidades millonarias en el servicio de catering del complejo penitenciario federal de Salta, que habrían derivado en un régimen de hambre para los detenidos”.

Asimismo, la CPM recordó que Díaz había estado al frente del SPB en 2005, cuando murieron 33 detenidos en la cárcel bonaerense de Magdalena. Además, se desempeñó como auditor general del Servicio Penitenciario Federal hasta 2015, y la causa en su contra fue impulsada por la Procuraduría contra la Violencia Institucional, por irregularidades en el suministro de alimentos a los internos del Complejo Penitenciario Federal NOA, ubicado en la localidad de General Güemes.

En este contexto, y sin intención de  de tomar medidas apresuradas, Vidal explicó que “el ministro de Justicia, Gustavo Ferrari, cuando reúna la información, me dirá qué encontró y relevó”. Y subrayó de manera que “toda denuncia se investiga en nuestro gobierno”


Compartir