4 de enero, 2022
El director general de Cultura y Educación de la provincia de Buenos Aires, Alberto Sileoni, aseguró que “hay una apuesta fuerte a la presencialidad” para el ciclo lectivo 2022, siempre que las condiciones sanitarias lo permitan.
En diálogo con Radio Provincia, afirmó: “Vamos a hacer lo posible para que el objetivo de la presencialidad se cumpla”, aunque aclaró: “Tenemos días con altísimos contagios y hay que ver cómo se desenvuelve el tema desde lo sanitario”. En ese marco, el funcionario dijo que, en materia educativa, hay desigualdades que se profundizaron con la pandemia. En ese aspecto, se refirió a las desigualdades en relación a la tecnología y la conectividad, que fueron factores claves para garantizar la continuidad pedagógica.
“En el marco educativo hay desigualdades geográficas, distributivas, de género, de edad y tecnológicas. El niño o niña que llega al aula que está frente al maestro se produce un aprendizaje en condiciones de igualdad”, en cambio, “la casa es un sitio opaco donde unos tienen una computadora y otros están peleando entre cinco por un celular, sin datos móviles y sin internet”, sostuvo.
El ministro consideró que esa “injusticia” en cuanto al acceso, se vio “profundizada por la destrucción del programa Conectar Igualdad que debió distribuir desde 2016 a 2019 tres millones de notebooks y no se hizo”. No obstante, “el programa Conectar Igualdad se está retomando. A nivel nacional se volvió a poner el programa como se debe. En la Provincia ya entregamos 62.000 notebooks, reparamos 140.000, hay una licitación de 115.000 y un esfuerzo muy grande que vamos a hacer de conectividad”.
Sileoni consignó que “la jefatura de Gabinete de la Provincia, que encabeza Martín Insaurralde, está haciendo un trabajo de conectividad y creo que en ese aspecto va a haber rápidas consecuencias y se van a ver algunos resultados”. “En tecnología se tarda mucho más, porque, por más que uno tuviera todo el dinero para comprar, no hay producción y ahí tenemos otro problema, pero va a ser el centro de nuestro objetivo porque hay un factor de desigualdad muy grande”.
Al analizar la situación educativa en el territorio bonaerense, el entrevistado sostuvo que “como consecuencia de la pandemia, una gran cantidad de chicos que quedaron con una relación débil con el sistema educativo, pero ha habido un trabajo muy comprometido de la Dirección General de Escuelas en este tiempo”. Precisó que había 120.000 chicos y chicas en esa situación y “se ha recuperado casi la mitad”.
Al respecto, agregó: “Se han contratado 30 mil educadores para hacer ese trabajo de tutoría y revinculación y eso está dando sus frutos. En el mismo plano de igualdad, hay una preocupación por la enseñanza y el aprendizaje, porque los chicos sepan leer, escribir, que sepan matemática, terminen la primaria con los conocimientos que tienen que tener”.
El ministro se detuvo para analizar la situación de la educación secundaria. Señaló que “siempre es el nivel que tiene mayores dificultades porque muchos se nos van, abandonan la escuela. De hecho, del secundario es la mayor cantidad de chicos que se fueron en la pandemia”. Por eso, consideró que “hay que trabajar con otros modelos de secundario que inviten más a los chicos, secundario con arte, con deporte, más tradicional y un secundario que permita que los estudiantes se lleven herramientas generales y que a eso le añada un acercamiento concreto al mundo del trabajo”.

Compartir