11 de diciembre, 2017

La superpoblación carcelaria en la provincia comienza a ser un problema para el gobierno por los niveles de hacinamiento.
La población carcelaria de la provincia de Buenos Aires aumentó en más de 12% durante el año y alcanzó los 3.891 presos, aunque desde el gobierno ya advirtieron que podría llegar a 4 mil personas que terminen el 2017 privados de la libertad.
Si sumamos los detenidos en las cárceles bonaerenses, existen más de 37 mil personas que se encuentran en esta situación, siendo de 25 mil plazas la capacidad carcelaria que tiene la provincia, potenciando el hacinamiento y las condiciones de precariedad.
Incluso, el Ministerio de Seguridad aseguró que hay más de 3 mil detenidos en los calabozos de las comisarias a la espera de la liberación de plazas para su traslado. Este hecho fue denunciado en varias oportunidades por la Comisión provincial de la Memoria, siendo que no es un fenómeno exclusivo del gobierno de Cambiemos.
En ese sentido, el ministro de Justicia bonaerense Gustavo Ferrari, pronunció que su intención es construir más cárceles con el objetivo de terminar con el hacinamiento. Al momento que Cambiemos asumió como gobierno, los presos en la provincia alcanzaban a poco más de 30 mil detenidos.


Compartir