19 de septiembre, 2016

La policía de Buenos Aires contará con un nuevo sistema de comunicaciones encriptadas para evitar que bandas criminales se mantengan al tanto de los movimientos de los patrulleros al interceptar las modulaciones.
«Se trata del proyecto más ambicioso de los últimos años en materia de comunicaciones policiales», afirmó el ministro de Seguridad, Cristian Ritondo, quien viajó a los Estados Unidos para completar la negociación de compra del sistema Astro P25.
Según se informó desde el Ministerio de Seguridad bonaerense, la intención oficial es modificar estructuralmente las comunicaciones para eludir las interceptaciones caseras de frecuencias policiales, que las bandas actualmente realizan con el simple soporte tecnológico de un handy de venta libre.
El sistema de despacho de móviles y la información de la red de comisarías no están protegidos: se manejan por canales públicos. Esa red abierta a la infiltración por parte de cualquier equipo poco sofisticado termina «colaborando» con los grupos criminales, al aportarles datos de las posiciones policiales.
Las autoridades bonaerenses detectaron el uso de radiotransmisores para escuchar la frecuencia policial en manos de detenidos por piratería del asfalto, secuestros, entraderas, robo de autos y narcotráfico.
Otro punto importante de la reforma en los equipos policiales de comunicaciones tiene que ver con la posibilidad de contar con equipos con geolocalizadores. Para los funcionarios provinciales, esa característica de los aparatos radiotransmisores que portarán los policías que patrullan a pie permitirá determinar en cada momento la precisa ubicación de cada agente.


Compartir