29 de julio, 2020

El viceministro de Salud bonaerense, Nicolás Kreplak, dijo hoy que el traslado de pacientes de PAMI de la Ciudad a la provincia de Buenos Aries «es un indicador de saturación» del sistema de salud que da cuenta de «una tensión muy grande sobre el sistema».

«Cuando uno habla de colapso es un proceso gradual, cuando uno está horas buscando una cama en ambulancia, ese es un signo de colapso, que tengamos ya un porcentaje de pacientes (de PAMI) de la Ciudad que van a la provincia buscando camas, nos da cuenta de una tensión muy grande sobre el sistema, esto es un indicador de saturación», afirmó el viceministro en declaraciones a radio La Red.

Además, Kreplak explicó que el sistema de salud «es una estructura dinámica y compleja que tiene muchas formas de gestionarla y administrarla» y que «el colapso no es un número sino que va a tener múltiples consecuencias que se van viendo gradualmente».

En ese sentido, mencionó como ejemplo que «los pacientes que tienen PAMI ya en la Ciudad no consiguen camas y tienen que derivarlos a la provincia».

«Eso significa que una persona que vive en un barrio de la Ciudad tenga que estar unas horas en una ambulancia para conseguir dónde ser atendida», dijo Kreplak, y señaló que eso «es un primer indicio de que el sistema de salud está bajo tensión muy grande».

El viceministro bonaerense sostuvo que «eso ya se está viendo», y advirtió que, si se continúa en este sendero, «en las próximas dos o tres semanas va a ser muy difícil».

Al ser consultado sobre posibles medidas de apertura de la cuarentena o el mantenimiento de las que están vigentes desde el próximo lunes, cuando comienza una nueva etapa del aislamiento, Kreplak dijo que «hay que analizar las dos opciones» pero aseguró ser de los que piensan que se debería «reducir la apertura».


Compartir