10 de julio, 2017

En el marco de un proyecto impulsado por el gobierno bonaerense, a través del ministerio de Justicia, internos de unidades penales de la Provincia trabajan en talleres en la fabricación de juguetes y artesanías para regalar el próximo Día del Niño a sus propios hijos y a otros chicos que viven con sus madres detenidas.
“El trabajo y la educación en cárceles son tareas fundamentales durante nuestra gestión, porque creemos que la libertad se puede privar, pero el conocimiento en labores es algo que nadie puede quitar a nadie; son herramientas que incorporan para siempre”, sostuvo el titular de la cartera de justicia, Gustavo Ferrari.
En ese sentido, el ministro agregó que “tenemos la obligación de ofrecerla a quienes están detenidos herramientas que le permitan no volver a la senda del delito”.


Compartir