12 de septiembre, 2016

El titular de la cartera de Justicia bonaerense, Gustavo Ferrari sostuvo que, por orden de la gobernadora María Eugenia Vidal, se implementaran cambios para mejorar las condiciones de los detenidos y facilitar la reinserción laboral cuando recuperen la libertad, y en este sentido, anunció que se pondrán en funcionamiento talleres para que los presos aprendan oficios y hagan productos que les permitan tener un ingreso.

En este sentido, el ministro de Justicia adelantó la apertura de 51 talleres para aprender a arreglar autos, de 24 de carpintería, de 23 de herrería, de 18 talleres textiles, a la vez que la reapertura de una fábrica de fideos y una de fabricación de cemento.

Por otro lado, sobre el tema del hacinamiento, Ferrari señaló: «No lo vamos a resolver durante todo el gobierno de María Eugenia Vidal. Es muy importante plantearlo. Por lo menos vamos a resolver el que tengan salud, trabajo, educación y comida».

Asimismo agregó que «Yo sé que la sociedad en general tiene una mirada muy crítica de los presos, la gente suele decir frases como ‘ojalá que se pudran en la cárcel’. Pero así como estamos, la persona sale de la prisión sin ninguna posibilidad de reinserción, por lo que continúa en la senda del delito», señaló Ferrari.

«Tenemos que aprovechar los 6 o 7 años que la persona está detenida para educarla y darle trabajo. Si no, no hay manera de que no salga con un tremendo resentimiento», explicó el ministro, quien se mostró a favor de que los presos reciban un salario, para que tengan ahorros a la hora de salir de la prisión y buscar trabajo. En la provincia de Buenos Aires hay 37.000 presos, y se estima que unos 2200 se suman por año.

«Cada vez hay más detenidos, y hay pocas cárceles. La última se construyó en el 2001. Por eso están uno encima del otro, hasta se tienen que turnar para dormir. Primero queremos resolver que tengan salud, comida, trabajo y educación. Quien suceda a María Eugenia Vidal tendrá que construir nuevas cárceles», explicó. «Por la falta de recursos, hoy construir una prisión significa no hacer un hospital o una escuela», agregó.

Por último, Ferrari calificó al sistema carcelario como «el gran desafío de los próximos años de la Argentina».


Compartir