17 de diciembre, 2021

La pirotecnia que para algunos es divertida, en la época de Fiestas se convierte en un verdadero problema para los familiares de los niños y niñas con trastornos del espectro autista (TEA), y para los animales.

Por esto, desde la municipalidad de General Belgrano, en conjunto con “Belgranenses Sin Barreras” y “Belgrano Azul”, propusieron a los vecinos de la ciudad colocar un lazo de cinta de color azul en sus puertas para decir, mediante este símbolo, “No a la pirotecnia”.

Según datos de OMS, uno de cada 160 niños, niñas y adolescentes padecen un trastorno del espectro autista (TEA).

Para ellos, los ruidos fuertes, como el de los fuegos artificiales, pueden provocarles una desestabilización total que muchas veces incluye: -Miedo, -Convulsiones, -Autolesión, -Pérdida de la noción del tiempo.

En el caso de los animales, el impacto auditivo de la pirotecnia puede llegar a ser 5 veces mayor. Tras una explosión de este tipo, los signos más frecuentes en los perros y gatos son el congelamiento o paralización, intentos de escape, de esconderse, temblores y jadeos.

Por eso, desde el municipio de General Belgrano recordaron que «las personas con autismo no viven en un mundo aparte, viven en el nuestro, seamos empáticos para que todos podamos disfrutar plenamente de estas Fiestas».


Compartir