21 de enero, 2020

Centenares de vecinos se movilizaron ayer por la noche frente al boliche “Le Brique” para pedir justicia por el joven de 19 años, que murió a causa de un traumatismo de cráneo producido por un grupo de rugbiers que vacacionaban en Villa Gesell.
Además del pedido de justicia, la comunidad le pidió al intendente local Gustavo Barrera, que tome una medida para honrar a Fernando Báez Sosa. Y fue así que tras la marcha el jefe comunal decretó duelo por 48 horas.
En la cuenta de twiter @BarreraGusOk  el mandatario municipal publicó: “Desde el municipio decretamos duelo por 48 horas en memoria de Fernando Báez Sosa. Este brutal asesinato, que conmocionó a la sociedad en su conjunto, nos convoca a reflexionar y redoblar los esfuerzos para el trabajo contra todo tipo de violencias”.
Además, señaló: “Sentimos un profundo dolor por lo ocurrido en la madrugada del sábado”. “El poder judicial cuenta con la entera colaboración de nuestro Municipio en la búsqueda de la verdad”.
Durante la movilización, la abogada Gabriela Covelli, una de las personas que motorizó la marcha, pidió que “el intendente declare el duelo” y criticó que “no sé dónde está Barrera pero esto le va a llegar”.
Según informaron fuentes locales, la movilización comenzó minutos después de las 21, en la puerta del local nocturno Le Brique, situado en avenida 3, entre Paseo 102 y avenida Buenos Aires, en pleno centro de esa localidad balnearia. Al frente de los manifestantes estuvo Virginia, la adolescente que la noche del crimen le practicó RCP a la víctima cuando esta yacía inconsciente en el suelo tras ser brutalmente golpeada y a través de un micrófono pidió por el cese de la violencia a la salida de los boliches y remarcó la importancia de hacer el curso de RCP.


Compartir