29 de diciembre, 2021

El Presupuesto 2022 ya fue girado al Senado para su aprobación. Destaca que el rol del Estado estará «orientado a acelerar la recuperación económica» y a «garantizar los derechos sociales y equiparar las oportunidades de progreso de sus habitantes».

Durante el debate, el diputado del Frente de Todos Juan Pablo de Jesús destacó que el presupuesto «refleja que las mayores inversiones están en educación, salud, seguridad, obras públicas y a cuestiones que hacen a mejorar la calidad de vida de los bonaerenses».

«Las políticas de nuestro gobernador Axel Kicillof llegan a todos los municipios, por eso se incluye un Fondo de Seguridad para que todos puedan adquirir patrulleros y cámaras», agregó de Jesus.

El proyecto prevé inversiones en infraestructura y vivienda por $260.609 millones, lo que implica el 8,4% del presupuesto total. La inversión en Salud, con el objetivo de reforzar el sistema sanitario en post pandemia, será de $ 135 mil millones, un 80% más que en el 2019.

Además, incluye obras de vialidad destinadas a inversión y mantenimiento en rutas y caminos rurales, planes de rehabilitación y ensanche de calzadas, pavimentación de caminos productivos, obras de Iluminación, señalamiento y de seguridad vial; obras de vivienda, de agua y cloacas; proyectos de energía y obras de hidráulica.

En cuanto a la producción, el empleo y la inclusión social, la inversión  ascenderá a $123.079 millones, lo que implica un incremento de 57% real respecto al año 2019.

El Servicio Alimentario Escolar tendrá la inversión más elevada en términos reales en la historia reciente del programa, con $51.575 millones. En términos presupuestarios, implica una mejora del 118% en términos reales frente a los niveles de 2019.

Se prevé un gasto de $35.333 millones para el área educativa, con $10.907 millones para el programa Escuelas a la Obra, $5.485 millones para fortalecimiento edilicio de jardines y $6.621 millones en tecnología educativa.

Además se contemplan, entre otros programas, $11.000 millones en programa integral ATR de acompañamiento de las trayectorias educativas; y la creación de la Escuela Provincial de Formación de Equipos de Supervisión y Dirección.

En cuanto a la inversión en seguridad, el proyecto de presupuesto contempla reforzar la inversión para contar con más policías, mejor equipamiento e infraestructura, para lo cual se destinarán $47.233 millones, lo que implica una mejora del 10,2% en términos reales interanuales y del 199,6% respecto al ejecutado en 2019.

El proyecto de presupuesto contempla reforzar la inversión para contar con más policías, mejor equipamiento e infraestructura, para lo cual se destinarán $47.233 millones

Se destacan $20.013 millones para el Fortalecimiento del equipamiento de seguridad; $16.362 millones para Formación policial; $3.200 millones para puesta en valor de dependencias policiales.

El presupuesto además incluye un Fondo Municipal de Fortalecimiento de la Seguridad de $7.000 millones y este martes se acordó con la oposición la inclusión de un Fondo de Infraestructura Municipal (FIM) de 17 mil millones de pesos para que las comunas dispongan de ciertos recursos para la realización de obras.

La inversión en Salud, con el objetivo de reforzar el sistema sanitario en post pandemia, será de $ 135 mil millones, un 80% más que en el 2019.

La inversión abarca medicamentos, insumos médicos, equipamiento sanitario para hospitales, el Programa materno infantil y nutrición PRO.M.I.N, Unidades de Pronta Atención, e Infraestructura en Centros de Atención Primaria, entre otros.

La «Perspectiva de Género» es el último eje para el que el gobierno destinará casi $ 75 mil millones destinados a programas tendientes a reducir la brecha de género en la provincia de Buenos Aires.

También se trató la noche del lunes la Ley Impositiva, que es la que fija los tributos que los bonaerenses deberán abonar el año que viene y que, de acuerdo al gobierno bonaerense, «está diseñada sobre la base de la recuperación económica».

Desde el Poder Ejecutivo se precisó que la norma busca «dotar de mayor progresividad a la estructura tributaria», evitando aumentar la carga sobre la mayoría de las y los habitantes de la Provincia y haciendo hincapié en la solidaridad de los sectores con mayor capacidad contributiva.

Así, en el caso de Ingresos Brutos, se duplica el monto de facturación para acceder a alícuotas diferenciadas. Además, aquellos monotributistas de la categoría más baja que se inscriban en el Régimen Simplificado de Ingresos Brutos tendrán una exención del impuesto provincial por 12 meses.

En lo que hace al Impuesto Inmobiliario Urbano Edificado, para dotar al impuesto de mayor progresividad se establecen topes de crecimiento del gravamen respecto del año anterior, los cuales son ascendentes a mayor patrimonio. «Casi el 90 por ciento de los contribuyentes tienen aumentos menores al 35 por ciento», señala el proyecto impositivo.

Lo mismo ocurre con el Inmobiliario Rural y el Impuesto Automotor donde la mayoría de los contribuyentes tienen incrementos menores al 35 por ciento. Con relación al Impuesto de Sellos, se mantienen las alícuotas vigentes.


Compartir