25 de mayo, 2020

En la Villa Azul, que comparte territorio entre los municipios de Quilmes y Avellaneda, detectaron 53 casos de Covid-19, pero podrían ser más porque hay otros 50 en estudio. Por esta situación, los intendentes de Quilmes, Mayra Mendoza, y de Avellaneda, Jorge Ferraresi, dispusieron el aislamiento sanitario estricto en la zona, con el que buscan limitar la circulación de las personas.
Los casos fueron anunciados en el marco del programa Detectar (Dispositivo Estratégico de Testeo para Coronavirus en Terreno de Argentina) con el que se confirmaron más de 50 casos positivos de coronavirus. A raíz de este episodio, se resolvió formar un Comité Operativo de Emergencia y continuar con los operativos Detectar durante el resto de la semana.
«Estos programas nos permiten identificar vecinos que tengan síntomas compatibles con el virus para evitar la propagación del contagio y conversar sobre la importancia de continuar con la cuarentena y utilizar los elementos de protección necesarios», señaló Mendoza, quien estuvo acompañada por el secretario de Salud local, doctor Jonatan Konfino.
En total se relevaron 813 viviendas y 3.128 personas, donde hubo 125 hisopados de los cuales, 53 fueron positivos. La situación que atraviesa la Villa Azul del conurbano tuvo como antecedente lo que pasó en las últimas semanas en los barrios vulnerables de la ciudad de Buenos Aires, donde la detección de nuevos casos se quintuplicó desde el 9 de mayo.
El ministro de Seguridad bonaerense, Sergio Berni, también supervisó el operativo de aislamiento sanitario con el objetivo de limitar la circulación de los vecinos del lugar. Además, el personal policial de la Dirección de Prevención Ecológica desinfectó las calles de la zona, de acuerdo con el protocolo de prevención.


Compartir