8 de enero, 2019

El intendente de Mar del Plata, Carlos Arroyo, aseguró que «la situación no es buena para nadie», al referirse al conflicto con los trabajadores municipales que mantiene a la ciudad paralizada por la falta de acuerdo y la retención de tareas, lo que que genera descontrol en las calles y suciedad por la falta de recolección de residuos.
“Hicimos ocho reuniones para solucionar la situación, hemos hecho ocho propuestas distintas, mejorando la situación al límite de lo posible. Ofrecimos un 14% al mes de diciembre y no lo quisieron aceptar, bueno bien entonces lo decreté yo para que los empleados puedan tener el dinero. Es lo más que puedo hacer, milagros todavía no hago”, señaló el intendente.
En ese marco, el jefe comunal sostuvo que “todos debemos ceder un poco, también los empleados municipales. Porque la situación no es buena para nadie”.
“Hay que volver a que Mar del Plata se administre dentro de la normalidad, dentro de los valores legales. No podemos gastar todo el presupuesto para todos, eso está claro. Hay que tener recursos para arreglar escuelas, salas de primeros auxilios, para hacer calles, para hacer desagües”, concluyó Arroyo.


Compartir