16 de agosto, 2023

El intendente de General San Martín Fernando Moreira, dijo que «tenemos que estar más juntos que nunca» porque la victoria de Javier Milei «nos genera mucha preocupación».

En declaraciones a La Mecha, por Radio Provincia AM1270, destacó la victoria electoral de Unión por la Patria en el distrito y analizó que se trató de «una muy buena elección» porque la sumatoria de las dos listas que compitieron en la categoría a intendente «alcanzó el 41% de los votos, superando a JxC, que obtuvo el 30%, y a La Libertad Avanza, que sumó un poco más del 20%». El jefe comunal, que busca su reelección, consideró que «fue un resultado mejor de lo esperado, que tiene que ver con muchos años de gestión de cercanía y de mucha presencia».

Moreira opinó que «la irrupción de Javier Milei perjudicó a JxC». Seguido, manifestó que ahora se presenta «un desafío importante porque las alternativas que quedan en pie ponen en juego los valores que creemos y planteamos». El intendente indicó que «es un desafío enorme y tenemos que estar más juntos que nunca sabiendo que se pone en juego un modelo de país que, en el caso de Milei, nos da mucha preocupación».

El mandatario de San Martín, admitió que en el distrito hubo cortes de boletas en favor de La Libertad Avanza en la categoría a Presidente y reveló que el ultraderechista «recibió un voto transversal, sacó más o menos lo mismo en todas las escuelas, en los sectores residenciales y en los sectores populares», debido a que «Milei canaliza la decepción, el enojo y la bronca contra la política, sin que la gente se ponga a pensar en sus propuestas concretas».

Por lo tanto, evaluó que es necesario «salir a hablar y explicar porque muchos vecinos enojados que votaron a Milei, durante las recorridas que hicimos nos pedían más Estado».

Por último, adelantó que «esta semana habrá reuniones» en el oficialismo para definir la táctica electoral en función de los comicios de octubre, porque «el resultado fue una sorpresa que no fue prevista por ningún sector ni ninguna encuesta». Según Moreira, «en esencia es una campaña donde hay que seguir hablando con la gente, desde abajo hacia arriba porque la comunicación política está muy complicada».


Compartir