31 de enero, 2023

La Asociación Sindical de Profesionales de la Salud de la Provincia de Buenos Aires (CICOP) Seccional Hospital Fiorito de Avellaneda, advirtió hoy a la nueva Dirección que asumirá la gestión de dicho establecimiento que «deberá afrontar» graves carencias para dar respuesta a las demandas de salud de la comunidad, entre las cuales resaltaron funcionamiento limitado del tomógrafo, ausencia de reactivos de laboratorios para realizar exámenes de sangre y ascensores sin servicio que provocan el cierre de salas, entre otros faltantes, que son «fundamentales para el diagnóstico y el seguimiento de enfermedades graves» y que sin ellos se «limita la calidad y cantidad de vida» de las y los pacientes.

Responsabilizan por esta situación a la Dirección saliente por «obturar» el camino a las soluciones, además de «incursionar en prácticas de hostigamiento y persecución a compañeras y compañeros».

«Desde esta Comisión Directiva de CICOP Hospital Fiorito solicitamos que se dinamicen las instancias de diálogo y participación (Consejo Asesor Técnico Administrativo, Comités Mixtos, Comité de Crisis) que la Dirección saliente deliberadamente obturó, así como reclamamos a las autoridades superiores del Ministerio de Salud de la provincia de Buenos Aires que se destraben y aceleren los tiempos de los expedientes que puedan resolver los problemas aquí enumerados», expresaron.

En el mismo sentido, se refirieron al «final de una gestión que, sin dudas, no cumplió con las metas que se había propuesto e incursionó en prácticas de hostigamiento y persecución a compañerxs, particularmente de la Ley 10.430”.

«En el último tiempo, la capacidad de respuesta a las demandas de salud de la comunidad se han visto mermadas y con ellas la calidad de la tarea junto con el grado de satisfacción laboral del equipo de salud», explicaron mediante un comunicado, en el que precisaron que «actualmente, nuestro hospital no cuenta con reactivos de laboratorios para garantizar estudios para la comunidad de Avellaneda y el resto de la Provincia que desee realizar determinaciones en nuestra institución». 

«Es de destacar que un porcentaje significativo del primer nivel de atención sanitaria de Avellaneda tiene como segundo nivel a nuestro Hospital que en este momento no puede efectuar un análisis de sangre a un paciente ambulatorio», manifestaron, y agregaron que «vemos con preocupación que si los trámites que habilitan las licitaciones no se aceleran el problema puede llegar a comprometer el funcionamiento de la internación y áreas sensibles como el banco de sangre».

«El servicio de imágenes se encuentra hace al menos dos meses con un tomógrafo limitado solo a realizar estudios urgentes del hospital. Nuevamente, la comunidad que se atiende en nuestra institución se ve impedida de acceder a un estudio fundamental para el diagnóstico y el seguimiento de enfermedades graves que limitan la calidad y cantidad de vida. Debemos señalar que un porcentaje no menor de los tomógrafos de la Región Sanitaria VI se encuentran en la misma situación o peor», añadieron.

Por otra parte, puntualizaron que «a raíz de la pérdida del funcionamiento de uno de los ascensores, el servicio de Clínica Médica se halla con una de sus salas cerradas disminuyendo la capacidad de internación del hospital y entorpeciendo el funcionamiento del Servicio de Emergencias al enlentecer el giro de cama necesario para su correcto accionar».

«Por todo lo expuesto, en el corto plazo una coordinación de esfuerzos a nivel de la Región Sanitaria VI y la Dirección Provincial de Hospitales resulta indispensable para comenzar a brindar respuestas a las graves falencias. Esperamos una pronta normalización que garantice el derecho a la salud de la comunidad y el derecho al trabajo en condiciones adecuadas del equipo de salud del hospital», finalizaron.


Compartir

Etiquetas: ,