3 de noviembre, 2017

Unos 200 vecinos de la cuenca Matanza-Riachuelo participaron de una audiencia pública en la que se debatió la mejor forma de ser reubicados para dar cumplimiento al saneamiento de ese curso de agua ordenado por la Corte Suprema en julio del 2008.
En la audiencia se debatió el «Protocolo de Abordaje Social de procesos de reurbanización y relocalización de villas y asentamientos precarios de la Cuenca Matanza Riachuelo», elaborado por el Acumar en el que se busca establecer un marco metodológico para asegurar los derechos de la población afectada.
Los vecinos, representantes de 40 instituciones barriales, opinaron ante integrantes del juzgado de ejecución de la «Causa Mendoza» y miembros de la Defensoría del Pueblo y Defensoría General de la Nación.
La Directora de Ordenamiento Territorial, Regina Ruete, presentó los principales lineamientos y alcances del Protocolo expresando que el mapa de riego social en el que se está trabajando «servirá de guía para definir prioridades a la hora de tomar las decisiones políticas sobre dónde abordar una relocalización y dónde tomar otra medida. El Protocolo no dice qué hacer sino cómo hacerlo mejor, y lo mejor siempre es hacer las cosas en conjunto. Con la participación más amplia».
Los vecinos se refirieron al Protocolo pero también opinaron sobre la situación de los asentamientos, los rellenos clandestinos, los procesos en general, la regulación dominial y la importancia de sostenibilidad de los procesos. También hablaron acerca de la experiencias de las mesas de trabajo, la situación de las márgenes del río y arroyos, los mapeos participativos, y otros temas vinculados a los procesos de urbanizaciones y relocalizaciones.


Compartir