8 de abril, 2019

Un estudio toxicológico sorpresivo realizado a integrantes de la Policía Bonaerense que estaban de guardia, determinó que de 723 casos analizados, 22 habían consumido drogas, lo que porcentualmente representa un 3%.
Según informaron fuentes oficiales, los análisis se realizaron en catorce dependencias de La Matanza, La Plata, Avellaneda y Quilmes, y en doce casos los policías habían consumido cocaína, en ocho marihuana y dos, psicofármacos.
De acuerdo a lo dispuesto por la gobernadora María Eugenia Vidal en abril de 2017, el test es obligatorio. En los casos que se detectaron policías que consumieron estupefacientes, a los efectivos se les dio carpeta médica, se les quitó el arma reglamentaria y deben realizar un tratamiento por sus adicciones.


Compartir