18 de septiembre, 2018

El intendente de Rauch, Maximiliano Suescun, celebró el acuerdo con los municipales a la vez que remarcó que «nunca se nos ocurre pedirle la renuncia a nadie», luego de que dirigente gremial solicitara que el jefe comunal «dé un paso al costado» si no advierte «que la gente la está pasando mal».
«Nosotros con los empleados municipales y los representantes gremiales siempre charlamos en buenos términos, por lo menos la mayoría de las veces. Tenemos un profundo respeto y entendemos cuáles son las dificultades, cuáles son las restricciones y hay un reclamo justo, pero también sabemos que tenemos que ser responsables con las propuestas que hagamos. Hacer propuestas que no se pueden cumplir, es lo peor que podés hacer», señaló el intendente.
Luego de que en los últimos días el intendente fuera increpado por un grupo de trabajadores y un dirigente gremial pidiera la renuncia de Suescun, el jefe comunal advirtió que «nosotros, en la más tensa de las discusiones que podamos tener, nunca se nos ocurre pedirle la renuncia a nadie, ni cuestionar la representatividad, porque nos parece que no corresponde».
«En Rauch, la tranquilidad, el respeto, las normas de buena vecindad no se negocian. No es de un partido, es de todos los rauchenses. Y los rauchenses, independientemente del partido que gane la próxima elección, independientemente de lo que vayamos a elegir a nivel provincial y nacional, no queremos perder eso. Para nosotros es un valor sagrado y lo vamos a seguir cuidando«, remarcó Suescun.


Compartir