22 de enero, 2020

Durante el 2019, en San Isidro hubo 23.000 toneladas menos enterradas en el Ceamse que en 2018. Lo atribuyen la razón a la cultura de separar residuos, reciclar y recuperar.
«Trabajamos fuerte en el tema medioambiental con diferentes programas y acciones en la vía pública con adultos y con especial énfasis concientizando a los niños en colegios. Seguimos fomentando la cultura de la clasificación de la basura y lo hacemos en todos los ámbitos”, contó el intendente de San Isidro, Gustavo Posse.
Mientras que el subsecretario de Espacio Público, Leandro Martín, explicó que la gestión «tiene un logro sostenido. En 2018 enterró menos basura que en 2017 y en 2019 menos que el año anterior. Esto significa una reducción grande del impacto ambiental y un ahorro para el municipio, teniendo en cuenta que cada tonelada que se entierra en el Ceamse se paga».
«Todos programas del municipio son parte de esa baja del 25 por ciento en el impacto ambiental al enterrar 23 mil toneladas menos que en 2018. De este modo, se ahorró enterrar más de un mes entero«, precisó el funcionario.
Entre otras, las políticas que se lleva adelante en cuanto a ambiente son la separación de residuos en contenedores, ecopuntos, recolección diferenciada de escombros, programa de residuos electrónicos, chipeo de las ramas que se extraen en las podas y capacitación en escuelas.


Compartir