2 de diciembre, 2016

El Intendente de San Isidro, Gustavo Posse, dijo que su distrito necesita “un mínimo de 1.200 agentes” para combatir la inseguridad, aunque destacó la “predisposición del Estado” para hacer frente a dicho flagelo.
En ese marco, el jefe comunal detalló que son 150 los agentes de las fuerzas federales que se suman a los 240 policías bonaerenses y a los 240 integrantes de la policía local en el distrito.
Asimismo, Posse señaló que “la seguridad es un tema con el que siempre estamos con el corazón en la boca” y subrayó que “para un municipio, todo día que no ocurra nada importante, es un empate que festejamos”.


Compartir