6 de noviembre, 2019

Si bien se trata de dos dirigentes del Frente de Todos, la transición entre Walter Festa y Mariel Fernández en Moreno no es de la mejor. En las últimas horas, la ganadora de la elección le hizo un reclamo a al mandatario saliente, para que facilite información económica del distrito.
El reclamo, que sorprendió al equipo de Festa, hizo pública una carta dirigida a Fernández con los datos pedidos e incluyó que intervenga ante ATE “dado que delegados se encuentran concentrados en impedir la recaudación municipal y así el pago de los salarios”.
El pedido fue dirigido a la intendenta electa porque, según el equipo que acompaña a Festa, la entidad “militó activamente su campaña y de seguro la consideran a Usted una referente importante”.
Además, el actual mandatario de Moreno cuestionó la “desinformación generada” y dijo que se vio “obligado” a hacer pública la información, “habiendo ya, por respeto, resguardado las anteriores”, dando a entender que había habido otras disputas anteriormente.
Respecto de los indicadores económicos del mes, afirmó que la Comuna tiene un “resultado financiero positivo” de 3.6 millones de pesos, luego de haber efectuado pagos por 354 millones y de haber percibido ingresos por 359 millones. Por último, Festa se puso a disposición para concretar un encuentro y “poder dialogar sobre la situación del Municipio y de los morenenes, y realizar una transición responsable”.
Las tensiones vienen desde las elecciones de las PASO, cuando Fernández, que venía impulsada por el Movimiento Evita, consolidó una candidatura mediante críticas a la gestión de Festa, a quien derrotó en esas elecciones.
Festa tuvo el gesto de felicitar públicamente a Fernández luego de los comicios de octubre e incluso difundió los resultados de la primera reunión de transición, en la que, dijo, se acordó la política salarial respecto de los empleados del municipio.


Compartir