24 de enero, 2020

El intendente de Mar del Plata, Guillermo Montenegro, se refirió al trabajo en la problemática de la seguridad durante la temporada y el caso del asesinato de Fernando Báez Sosa en manos de un grupo de jugadores de rugby en el boliche Le Brique de Villa Gesell.
«Lo primero que hice fue mudar mi despacho al centro de monitoreo. Generar la tecnología para con las cámaras, análisis de videos y la llegada rápida del personal policial. He tenido reuniones con la ministra de Seguridad de nación, Sabina Frederic, y el ministro de Seguridad de provincia, Berni, y está funcionando, se ve que en la calle hay mayor presencia policial», remarcó Montenegro.
Asimismo, sobre las distintas controles que se realizan, el jefe comunal destacó que «fuimos muy estrictos en dos cosas: tolerancia cero al manejo y en el ingreso de alcohol en la playa. Se revisan las heladeras y las mochilas antes de entrar, tratando de explicar».
«Escuchar y hacer es la clave en este momento», resaltó finalmente Montenegro.


Compartir