25 de marzo, 2019

El municipio de La Matanza, con el haber correspondiente al mes de febrero, otorgó a todos sus trabajadores y trabajadoras un adelanto de 6.000 pesos brutos, remunerativos para los gastos del inicio de clases.
Según informaron, esto se suma a los 18.000 pesos que fueron entregados a fin de año, también en forma remunerativa, para consolidar un total de 24.000 pesos entregados a los empleados municipales.
Con esta reciente medida, la intendenta Verónica Magario, apunta a paliar los nocivos efectos inflacionarios de la política económica sobre los trabajadores matanceros, teniendo en cuenta que el inicio de las clases trajo aparejado un aumento de la canasta escolar por encima del 40%.
“Argentina está viviendo una grave crisis que golpea más fuerte en nuestras clases medias y en nuestros trabajadores, por lo que este adelanto representa un ayuda fundamental para las familias de nuestros empleados puedan afrontar los gastos de la vuelta al colegio de sus hijos. Queremos que haya justicia para cada uno de nuestros trabajadores matanceros, quienes le ponen el cuerpo a esta terrible situación nacional, que maltrata muy fuerte a nuestro distrito”, resaltó la jefa comunal y remarcó: “Que esta decisión se da en el marco de un modelo de gestión que prioriza tanto el ingreso de los asalariados como la inversión educativa”.
Con esto la intendenta se refiere, por una parte, a que los acuerdos paritarios siempre se han mantenido por arriba de la inflación del año anterior, al tiempo que cada diciembre se les ha otorgado a los trabajadores un bono remunerativo, que en 2018 representó $18.000.
Por otra parte, se refiere a los programas como “A la escuela mejor con libros” que garantiza el acceso a los libros de texto y literatura para todos los alumnos y las alumnas de los jardines y escuelas públicas de La Matanza; a las “Aulas Digitales” en el nivel inicial, consistentes en la instalación de computadoras y proyectores en todos los jardines de infantes públicos; a las “Becas Estudiar”, destinadas a estudiantes secundarios; además de la inversión en infraestructura en todas las escuelas y la entrega mobiliario y útiles escolares.


Compartir