30 de octubre, 2020

El intendente de Tandil, Miguel Lunghi, expresó que «hemos perdido mucho de todo lo que teníamos» aunque «hay una cosa que todavía tenemos: estamos vivos, sanos y fuertes», a horas antes de que comiencen nuevas restricciones horarias en la ciudad.
«Todas sus quejas, sus frustraciones, sus hartazgos son también los míos. No podemos abrazar a nuestros seres queridos, no podemos ver a nuestros nietos, no podemos viajar, no podemos disfrutar de lo simple y sencillo de la vida. Se nos puso de sombrero de un día para el otro», señaló el jefe comunal en un mensaje a los tandilenses.
Asimismo, Lunghi agregó que «hemos perdido mucho de todo lo que teníamos, se han perdido trabajos, han quedado proyectos truncos, empresas que tambalean, escuelas cerradas, un crecimiento alarmante de los contagios y una cifra dolorosa de muertos que vivían bajo nuestro mismo cielo. Hemos perdido muchas cosas pero hay una cosa que todavía tenemos: estamos vivos, sanos y fuertes. Es lo más importante, es por lo que trabajo y es mi vacuna contra la amargura, la impotencia, el cansancio y la angustia».
En ese marco, el intendente resaltó que «estamos viviendo una nueva normalidad que vino para quedarse por bastante tiempo. No vamos a volver a tener la normalidad anterior hasta que salga la vacuna, que falta bastante tiempo».


Compartir