28 de febrero, 2019

El gobierno bonaerense planteó que este año destinará $8 mil millones para educación, diez veces más que en 2015, en un marco en que la propuesta salarial realizada en la paritaria docente fue rechazada por los gremios.
“Este año vamos a invertir 8 mil millones de pesos en educación”, precisó el ministro de Economía provincial, Hernán Lacunza, para referir a la deficiencia en el sistema educativo provincial y la infraestructura reclamada por los sindicatos, quienes mencionan a la Tragedia de la escuela de Moreno, donde murieron dos docentes en 2018.
Y agregó que “en moneda constante en 2015, corregida con inflación, se invirtieron 800 millones de pesos” mientras que “el año pasado fueron 6 mil millones de pesos” llegando a 8 mil millones este año, lo que multiplica por 10 lo que se hacía en el gobierno anterior.
“La infraestructura estaba tan deteriorada, que seguramente hay escuelas todavía no en condiciones”, evaluó el titular de la cartera de Economía.
Pese a esta millonaria inversión, la paritaria aun sigue sin acuerdo. El ministro señaló que se trata de una propuesta “muy razonable” y “que la provincia está haciendo un esfuerzo muy significativo”, acompañado por el Director General de Cultura y Educación, Gabriel Sánchez Zinny, y su par de Trabajo, Marcelo Villegas.
Lacunza explicó que concentraron “el esfuerzo en la base de la pirámide salarial”, la primera para “recomponer” ya que “es las que más puede verse afectada por la erosión del poder adquisitivo”. “Es la propuesta más equitativa, más progresista que podemos hacer”, manifestó.
La oferta consistió en garantizar un salario mínimo docente así como un incremento de acuerdo a la inflación que marque el Indec este año más un 5% extra a todos los docentes. El mínimo garantizado ofertado para un docente con jornada simple pasaría de $16.710 a $20.150. Y para uno con jornada completa pasaría $33.000 a $44.300.
“Garantizar el inicio del ciclo lectivo es lo más importante para toda la comunidad”, insitió Lacunza. Y añadió:“No especulamos a ver si ofrecemos un poquito menos, para que nos quede resto. Siempre ponemos todo arriba de la mesa. Le educación no merece una negociación con regateo”.


Compartir