27 de noviembre, 2019

El gobernador electo de la provincia de Buenos Aires, Axel Kicillof, aseguró que «estamos una encrucijada histórica que nos va a poner a todos a prueba», al participar de un acto en conmemoración por los 70 años de la universidad gratuita.
«Acarreábamos problemas estructurales no resueltos por muchísimo tiempo. Cada una de esas dificultades se agravó, se convirtió en emergencia, en urgencia. No estaba todo resuelto. Ahora está peor y en estado de emergencia. Un enorme desafío y enorme exigencia se abre a partir de ahora», remarcó.
Asimismo, Kicillof señaló que hay quienes en «los últimos cuatro años fueron ninguneados, olvidados: docentes, no docentes, estudiantes, la comunidad universitaria y científica argentina».
«No hay universidad democrática y transformadora si los únicos que pueden acceder son los que gozan de privilegios, ingresos, cuna y suerte. El derecho a la educación tiene que ser derecho a la educación universitaria», dijo el ex ministro de economía, a la vez que agregó que «tenemos una tarea urgente. Hermanos y hermanas que no pueden comer, tenemos que darles de comer. Universidades que necesitan crecer, hay que darles instrumentos».
«Quiero decir de la manera menos ofensiva posible: si alguien piensa que los humildes no acceden a la universidad pública, puede ser cuestión de desconocimiento, de falta de cercanía. Eso es mentira. Pero lo que más me preocupa es aquel que sabe que no es verdad, pero le gustaría tener una universidad cerrada, elitista, para pocos, cuando ese proyecto todavía está vigente», disparó Kicillof.


Compartir