26 de noviembre, 2019

Hace menos de una semana la publicación “inconsulta” del protocolo de aborto no punible que realizó el secretario de Salud de la Nación, Adolfo Rubinstein en el Boletín Oficial, desató un escándalo en el Gobierno Nacional, que culminó con la derogación de la norma por orden de Mauricio Macri y la renuncia del funcionario de origen radical.
Sobre este escenario, desde el entorno del gobernador electo del Frente de Todos, confirmaron que una de las primeras medidas que tomará Axel Kicillof, será aplicar la adhesión de la provincia de Buenos Aires al protocolo de aborto no punible. Dato no menor, esa norma fue vetada por la gobernadora saliente, María Eugenia Vidal en 2016 y hasta provocó la salida de una ministra de Salud.
En 2016, la entonces ministra de Salud bonaerense, Zulma Ortiz, generó una resolución ministerial para la adhesión al protocolo de aborto no punible. Pero la medida desató un cismo en la administración de Vidal, similar a lo ocurrido estos días en el gobierno de Macri. Días después, la gobernadora vetó mediante un decreto.
Las razones de este veto tiene un correlato con las presiones ejercidas por varios funcionarios ligados al Opus Dei, como el ministro de Gobierno, Joaquín De la Torre, sectores de la iglesia y la propia creencia de la Gobernadora, a quien se ha visto levantando el pañuelo de “Salvemos las dos vidas” en varias oportunidades.
Meses más tarde, en el 2017, Ortiz renunció a su cargo aduciendo “situaciones personales”, aunque su salida claramente se comprendió ante la situación “inconsulta” de la adhesión de la Provincia al protocolo del aborto no punible, historia que se repitió hace tan solo una semana, esta vez de la mano de Adolfo Rubinstein.
En el caso de Ortiz, la modificación que introdujo tenía que ver con la inclusión de las salas de atención primaria dentro del espectro de instituciones que podían aplicar el protocolo.
Ante la derogación del protocolo que impulsó la ministra de Salud de ese momento, quedó en vigencia uno anterior, a la orden del ex ministro Alejandro Collia en 2012, que establece lineamientos generales para la interrupción legal del embarazo en los términos planteados por la Corte Suprema.


Compartir