11 de julio, 2017

Los municipios bonaerenses de Guaminí, Adolfo Alsina y Puán son distritos donde las lluvias ya superaron la media anual para la región y algunas localidades se encuentran en serio riesgo de quedar aisladas, por lo que los productores deben transitar varios kilómetros de más hasta encontrar vías de acceso.
Según informaron, el escenario es similar al que sucedió el año pasado, cuando las inundaciones castigaron fuerte a esa zona, y la comunidad de San Miguel Arcángel, en  Adolfo Alsina, que quedó aislada por el agua. La diferencia es que la inundación en este caso, afecta a la totalidad del distrito y se teme que se complique, dado que las precipitaciones en esa región aumentan en los meses de primavera.
“Ahora está todo complicado. Puán está mucho más alto y todas las aguas en exceso desembocan acá”, alertó el intendente de Adolfo Alsina, David Hirtz en declaraciones a la Agencia DIB. “Hoy a mitad de año hemos superado ampliamente las lluvias medias para todo el año. Tenemos colmado el sistema de lagunas y caminos rurales con un metro de agua encima”, añadió el jefe comunal.
Si bien dijo que no hay comunidades aisladas, explicó que algunas están en serio riesgo, como la propia San Miguel Arcángel y también Villa Maza, una localidad de 2.500 habitantes al norte del distrito. “El agua no ingresó al casco urbano, por sí está muy rodeada por el agua, y se han cortado todos los caminos de comunicación que Maza tiene con el distrito”, explicó  Hirtz. “La única salida que tiene hoy esa comunidad es por la vía de pavimento que lo lleva a La Pampa. Para poder ir a Carhué que está a 80 kilómetros, los habitantes tienen que hacer 200 km y entrar a la provincia vecina”, ejemplificó.
Por su parte, el mandatario de Guaminí, Néstor Álvarez, señaló si bien todo el distrito está complicado por la inundación de los campos y caminos rurales, en las localidades de Casbas y Garré se está viviendo una “situación de emergencia” por el avance del agua sobre el ejido urbano, según dijo en diálogo con el diario bahiense La Nueva.
En Garré está ingresando agua desde los distritos de Tres Lomas y Salliqueló, mientras que en Casbas solo se ha visto afectado un barrio, y en el lugar se están llevando a cabo obras para evitar el avance del agua. “Estamos viviendo una situación complicada, y en estos momentos estamos dando prioridad a las poblaciones”, indicó Álvarez, quien la semana pasada se reunió junto a su par de Trenque Lauquen, Miguel Fernández y a autoridades hidráulicas para reclamar una “solución urgente” a la problemática hídrica.
En tanto hoy, el jefe comunal mantuvo un encuentro con el Director Provincial de Defensa Civil, Luciano Timerman y con el director de Operaciones y Asistencias, Leonardo Zaccagnini, a quienes les solicitó la colaboración en el marco de la Emergencia Hídrica de las localidades afectadas.


Compartir