29 de marzo, 2017

La Autoridad de Cuenca Matanza – Riachuelo (Acumar) aprobó una resolución que posibilitara el control estricto de los vertidos de las empresas y avanza con otra para el control del aire.
A partir de una resolución dictada por Acumar, se establece un nuevo y más exigente sistema de control de vertidos, que permitirá controlar no solo la calidad de lo que las industrias vierten, sino también el caudal de los mismos. Esta norma permitirá garantizar que los cursos de agua puedan recibir esa carga másica sin sufrir deterioros.
Si bien Acumar contaba con una normativa sobre vertido de efluentes líquidos, la misma resultaba inadecuada como instrumento para el efectivo control en cuanto a la regulación del caudal de carga contaminante en la Cuenca. Esta resolución deroga toda la normativa anterior del organismo sobre la materia, previendo su ejecución en etapas, respetando el principio de progresividad establecido en la Ley General del Ambiente.
Además, ya se encuentra en manos de un Comité de Expertos el Proyecto de Resolución, otra normativa para la evaluación de la calidad de aire en la Cuenca, una deuda pendiente de la Autoridad.


Compartir