4 de agosto, 2020

El intendente de Lanús, Néstor Grindetti, dijo que «es muy difícil controlar que en una casa privada no haya una reunión», al referirse al decreto del presidente Alberto Fernández contra las reuniones sociales, a la vez que aseguró que «apelamos mucho a la responsabilidad».
«Pusimos 250 voluntarios en la calle cuando comenzó la apertura para que la gente no esté tan encimada. Apelamos mucho a la responsabilidad, hicimos mucha campaña, tenemos que cuidarnos todos, hay que evitar los grupos grandes de gente, hay que apelar al sentido común»,
sostuvo en declaraciones radiales.
En ese marco, el jefe comunal recientemente recuperado de Coronavirus, señaló que «el tema del comercio, como está trabajando, en Lanús hay gran mayoría de negocios que venden ropa, no agregan mucho riesgo. Me dieron el alta la semana pasada y no puedo entender de quién me contagié, ha sido al ir al supermercado o la verdulería. No creo que los comercios agreguen mucho riesgo».
Asimismo, sobre el acuerdo con los bonistas, Grindetti afirmó que «lo vengo diciendo de hace semanas, había que evitar el default y celebré y hoy felicito al negociador por el hecho de haber evitado el default». «Es un objetivo que trasciende diferencias políticas», remarcó el intendente.


Compartir