10 de noviembre, 2020

El ministro de salud bonaerense, Daniel Gollán, brindó el reporte epidemiológico bonaerense y confirmó que la tendencia a la baja de contagios se mantiene por décima semana consecutiva en el AMBA y segunda en el Interior. Ahora, la estrategia será la de “aplastar” al curva, con cinco medidas de vigilancia epidemiológica y responsabilidad colectiva.

Por décima semana consecutiva se registró un descenso en la curva de casos en el AMBA. El pico fue a fines de agosto cuando se contabilizaron 5334 casos mientras que actualmente se confirmaron 1631 nuevos pacientes.

“No hay que relajarse porque parte de este éxito en el descenso de casos se debe al cumplimiento mayoritario del pueblo bonaerense”, enfatizó Gollán.

En tanto en el Interior de la Provincia el pico sucedió entre el 19 y 25 de octubre cuando se registró 1515 casos de COVID-19. Hace dos semanas que se destaca un descenso de casos llegando a 1158 de promedio diario en la semana que va del 2 al 8 de noviembre,

Por otro lado, en cuanto a la ocupación de camas de terapia intensiva generales tiene un porcentaje de 56,35% en el AMBA y 40,93% en el Interior.

“Es un número alentador, tenemos muy buena capacidad si hace falta en la temporada de verano”, agregó el Ministro de Salud.

En el inicio de una nueva cuarentena el AMBA pasó del aislamiento al distanciamiento social preventivo y obligatorio (DISPO). “Vamos a aprovechar estas semanas por venir para llevar adelante un programa de medidas nuevas”, anticipó Gollán.

Ese programa buscará pasar del “achatamiento” de la curva al “aplastamiento” de la misma. Las cinco medidas se basan en la vigilancia epidemiológica y responsabilidad colectiva:

– Sostener y profundizar la búsqueda activa

– Fortalecer las pautas de cuidado

– Distanciamiento inteligente

– Vigilancia activa sobre los contactos estrechos

– Aislamiento y cuarentena


Compartir