16 de diciembre, 2019

El intendente de Morón, Lucas Ghi, junto al Jefe de Gabinete Hernán Sabbatella y otros miembros de su gabinete realizó una recorrida por algunas de las áreas más sensibles del Municipio, para constatar de primera mano el terrible estado de deterioro que presentan y las pésimas condiciones en las que trabajan las y los trabajadores municipales.
“El estado general es terrible, se ha degradado y deteriorado el patrimonio Municipal en estos últimos cuatro años. Sabíamos que íbamos a encontrarnos con una situación crítica y lo confirmamos”, señaló el jefe comunal en su visita a las dependencias municipales.
“Es increíble el estado de abandono de la flota de vehículos municipales, la gran mayoría está inoperables y muchos de ellos son unidades nuevas. Desde camionetas sin motor, hasta una flota de patrulleros municipales que hace cuatro años dejamos recién estrenados y hoy se encuentran en estado de desguace”, sostuvo Ghi y agregó: “muchos de esos vehículos fuera de servicio hace que se reduzcan las prestaciones que se le brinda a la comunidad. Y los que no están parados están operando en pésimas condiciones, al punto de poner en riesgo el despeño de las y los trabajadores”, remarcó tras visitar el obrador ubicado en Morón Sur.
Por otra parte, el intendente se refirió a algunas prácticas que se desarrollaban en la gestión anterior. “En muchos casos se ha confiado la prestación de servicios a manos privadas y eso encarece mucho más las prestaciones. Se paga mucha más plata por hacer un trabajo que haciéndolo con personal municipal se lo realizaría tan bien o mejor y con muchos menos recursos”, sentenció el mandatario de Morón.
Más tarde, tras una recorrida por el Hospital Municipal, Ghi señaló que “venimos a cotejar una de las prioridades que tenemos en esta nueva etapa, que es la Salud Pública y luego de conversar con las y los médicos entendemos que la situación es alarmante. El Hospital no cuenta con ningún insumo para brindar la más básica atención a los vecinos y vecinas, y a eso se suma la falta de personal y una situación edilicia crítica”. «El principal capital que cuenta el Hospital es el capital humano, que intenta hacer hasta lo imposible por sostener las prácticas elementales en una verdadera situación de emergencia, pero se ven abrumados», remarcó el intendente.
Además, Ghi recordó que “fue determinada la emergencia sanitaria y eso nos habilita a tomar decisiones en poco tiempo para restablecer el normal funcionamiento de este hospital. Eso es clave tanto para que los vecinos y vecinas encuentren las respuestas necesarias, como también para los laburantes, que no pueden trabajar en las condiciones que se están trabajando actualmente”.
En el depósito municipal de Acción Social, la situación no es diferente. “Es desolador, el depósito está prácticamente vacío. Y nos cuentan los empleados que desde el día siguiente a las elecciones de octubre se dejaron de entregar productos a aquellos que más necesitan de la asistencia del Estado municipal para poner un plato de comida en la mesa”, comentó el intendente tras la recorrida.
“Entendemos que hay prioridades que no se pueden desatender: la salud, la educación, la obra pública y la seguridad, por ejemplo. Evidentemente, hay mucho por reconstruir y sabemos que la situación que tenemos que revertir es compleja, pero el mensaje para los vecinos y vecinas es que podemos hacernos cargo. Tenemos equipo, vocación y ganas de hacerlo”, remarcó Ghi.


Compartir