23 de diciembre, 2019

El intendente de Morón, Lucas Ghi, advirtió que la situación económica del municipio es «extremadamente delicada«, ya que al asumir la gestión se encontró con una deuda de 1.200 millones de pesos, y denunció que, entre otros indicadores, la mortalidad infantil aumentó un 30% en ese distrito desde 2015, lo que atribuyó a que el hospital «no contó con los recursos elementales».
«La situación es extremadamente delicada y, mires por donde lo mires, nos encontramos con problemas», dijo el intendente al referirse a la gestión encabezada por Ramiro Tagliaferro de Cambiemos.
En ese sentido, explicó que «un problema estructural» que tienen es «la deuda», estimada en 1.200 millones de pesos, lo que representa más de la tercera parte del presupuesto municipal, lo que «condiciona cualquier plan de gobierno».
En ese marco, informó que «hay un número escandaloso que nos interpela a todos, que es el crecimiento del 30 % en la tasa de mortalidad infantil en el municipio», que pasó de 9 cada mil nacimientos vivos, a 12 cada mil nacimientos vivos.
«Son mamás que dejaron de atenderse en el hospital, que no hicieron los controles ni previos ni posteriores al parto, lo que implica un nacimiento en condiciones de vulnerabilidad absoluta que redunda y se traduce en el aumento de la mortalidad infantil», lamentó.
Cabe remarcar que el Concejo Deliberante de Morón declaró días atrás la emergencia sanitaria, alimentaria, educativa, administrativa y financiera, que fueron solicitadas por Ghi.


Compartir