7 de abril, 2021

El intendente de Olavarría, Ezequiel Galli, señaló que prioriza «el no colapso del sistema de salud” ante el aumento de contagios de coronavirus y de esta manera se diferenció de la postura de Juntos por el Cambio, que en un documento se mostró critico ante la posibilidad de nuevas restricciones.
“Estamos reforzando controles que intentan sostener lo comercial y productivo que impacta en el bolsillo de los vecinos”, sostuvo en declaraciones a Radio Provincia.
En ese marco, con relación a la postura del espacio político al que pertenece, que en un documento abogó por el respeto de las libertades, el intendente aseguró que “yo priorizo el no colapso del sistema de salud de mi ciudad”.
“Todo empezó el 23 de marzo, el día que tuvimos un pico importante. Empezamos a evaluar la curva de positividad, vimos que los casos venían en alza y que también crecía la ocupación hospitalaria, por lo que iniciamos las primeras medidas restrictivas”, afirmó Galli, a la vez que detalló que durante el fin de semana largo por Semana Santa “restringimos el horario nocturno hasta las 0 horas, suspendimos las visitas a geriátricos y las reuniones sociales de 20 a 10 personas. Ayer la situación se complejizó con 254 casos en un día, con casi 600 testeos, por eso suspendimos competencias deportivas, no la práctica deportiva porque creemos que es importante”.
Asimismo, agregó que “la población está preocupada” y se observa “un relajamiento generalizado de las medidas de cuidado, creo que por eso la comunidad ha tomado bien las restricciones y pedimos empatía con el personal de salud que está cansado, que viene de un año muy largo”.


Compartir