29 de junio, 2020

El intendente de Olavarría, Ezequiel Galli, consideró que la situación en su partido está “relativamente controlada” luego de que un brote lograra que la ciudad vuelva a la fase más restrictiva.

Sin embargo, tras 20 días sin mayores contagios y con un ascenso de los recuperados por sobre los infectados, el jefe comunal informó que la ciudad pasará a Fase 4, luego de un coordinación con el gobierno de la provincia.

«La curva de casos positivos se ha cruzado con la de recuperados, es decir, hay más recuperados que positivos», dijo Galli en conferencia de prensa y agregó que «todos los últimos casos tienen nexo epidemiológico con los anteriores». «La situación está relativamente controlada», remarcó.

Por ahora, Olavarría se cuentan 61 casos de coronavirus, 80 recuperados y tres fallecidos.

«La noticia del día es que vamos a pasar a Fase 4. Es una gran noticia porque va a haber una rehabilitación de actividades, y estamos trabajando coordinadamente con provincia para pasar a fase 4», contó el mandatario de Olavarría.

En los anuncios, el intendente también remarcó que en los últimos días se registraron aumentos de cuadros de ansiedad y hasta pánico y depresión en diferentes vecinos, entre ellos menores de edad. De esta forma, la necesidad de cuidar la salud mental también sirvió como argumento para que se habiliten nuevas aperturas en la ciudad.

«Nos han solicitado con criterio médico que vuelvan las salidas», subrayó el mandatario. Las mismas serán autorizadas todos los días de 13 a 17 a 500 metros del domicilio, sin restricción por DNI, y con las precauciones ya conocidas.

«La fase se flexibiliza pero el virus no se flexibiliza, hay que seguir con los cuidados», aseguró Galli.


Compartir