15 de abril, 2019

Durante un nuevo aniversario del distrito de Trenque Lauquen, el intendente Miguel Fernández apeló a reparar los daños con las comunidades originarias y expresó: “Es un momento muy particular que nos obliga a pensar lo que fuimos, lo que somos y lo que queremos ser. La historia es inmodificable. La historia habitualmente nos demuestra que no es justa y está viciada de ideologías y paradigmas personales. La historia se interpreta. Si bien no se la puede modificar, lo que podemos hacer es reparar los errores”.
“En la humanidad hay miles de ejemplos donde las conquistas a través de la guerra han generado muerte y tragedia. Lo que hoy podemos hacer desde el gobierno es reparar y mitigar el daño”, comentó.
Así mencionó pasos concretos para reparar el daño como la Ordenanza cediendo en comodato tierras a los fines de explotación productiva para la comunidad mapuche Cacique Pincén, y también, mediante el Presupuesto Participativo, el logro de la comunidad para que se apruebe su proyecto que era un centro intercultural, una “Ruka”, la casa del saber, para que el pueblo pueda transmitir su cultura a su descendencia y también engrandecer la cultura de la ciudad.
«Somos esa fusión de culturas donde se puede mezclar el acero de las bayonetas y la tierra de los ancestros. Somos orgullosos, porque en nuestro pueblo hay lugar para todos y para todo. No puede faltar nadie”, subrayó el mandatario municipal.
En este marco, Fernández anunció que se realizará un Proyecto de Ordenanza para ceder una manzana de tierra en la Ampliación Urbana y construir casas con destino a la comunidad mapuche Cacique Pincén, que preserven las características de su cultura.
Por último, el mandatario cerró diciendo que «hoy estamos acá porque hombres y mujeres concretos de Trenque Laquen sueñan con utopías concretas de un futuro que nos incluye a todos: a los originarios, a los nacidos y criados y los que han elegido Trenque Lauquen para vivir y desarrollar su familia».


Compartir