19 de enero, 2016

El ministerio de Salud bonaerense advirtió que las mujeres embarazadas o con sospecha de embarazo, que tengan previsto viajar a Brasil, Colombia y países de Centroamérica deben “extremar las medidas de prevención frente al riesgo de zika”, un virus que aparece asociado a casos de microcefalia en el feto y trastornos neurológicos.

“La transmisión del virus ocurre a través del mosquito Aedes aegypti, el mismo que puede transmitir el dengue o la fiebre chikungunya”, detalló Zulma Ortiz, ministra de Salud de María Eugenia Vidal y recomendó a quienes viajen a zonas con circulación viral, “protegerse con repelente, renovarlo cada tres horas y utilizar tabletas o aerosoles que ahuyenten a los mosquitos”.

La funcionaria de Salud informó también, que todos los servicios de obstetricia y ginecología de los hospitales de la Provincia están advertidos: deben asesorar a las mujeres embarazadas sobre los posibles riesgos y notificar los eventuales casos que pudieran aparecer a la autoridad sanitaria. A su vez, desde la dirección provincial de la Mujer, Infancia y Adolescencia de la cartera sanitaria se dio aviso a las secretarías de Salud y a los referentes regionales de los 135 municipios bonaerenses.

En un informe oficial divulgado el lunes pasado por el ministerio de Salud de Brasil se señalaba que, desde octubre hasta ahora, se registraron 3.530 casos de microcefalia en bebés, y que se sospecha que podrían ser consecuencia de la infección de las madres durante el embarazo por el virus zika.

Frente a esta situación el sábado pasado, el Centro de Control y Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (CDC) recomendó a las mujeres embarazadas no viajar a Brasil para evitar el riesgo de infección y las posibles consecuencias sobre el feto.

“Nosotros no desaconsejamos viajar, pero consideramos importante extremar la prevención”, dijo Ortiz y recomendó que cada embarazada “consulte a su médico para solicitar asesoramiento sobre la conducta a seguir en caso de tener previsto un viaje a zonas con circulación viral”. Y agregó que cuidarse contra el virus zika es, al mismo tiempo, protegerse contra el dengue y la chikungunya.

El 1º de diciembre, la Organización Mundial de la Salud junto con la Organización Panamericana de la Salud emitió un alerta advirtiendo sobre el incremento de anomalías congénitas, síndrome de Guillán Barré y otras manifestaciones autoinmunes en zonas donde circula el virus zika. Si bien ambos organismos no recomiendan ninguna restricción de viaje, sí aconsejaron protección frente a las picaduras de mosquitos y hacen hincapié en el cuidado de las mujeres embarazadas.

Los reportes de la OMS indican que se han registrado casos en 18 países de la región: Brasil, Colombia, Paraguay, Chile (Isla de Pascua), Ecuador, El Salvador, Guatemala, Guayana, Guyana Francesa, Haití, Honduras, Martinica, México, Panamá, Paraguay, Puerto Rico, San Martin, Surinam y Venezuela.

“Por ahora, ni en el país ni en la Provincia de Buenos Aires se detectaron casos de zika”, dijo el jefe de Gabinete del ministerio de Salud, Roberto Chuit. Sin embargo, explicó que “bastaría con que una persona ingrese con el virus para que el riesgo se incremente, porque el mosquito que transmite esa enfermedad, el dengue y la chikungunya está presente en todos los distritos bonaerenses”.

En general los síntomas son comunes a otras enfermedades virales y solo una de cada cuatro personas infectadas los manifiesta. Los especialistas del ministerio de Salud provincial dijeron que las complicaciones neurológicas en adultos y la microcefalia en recién nacidos son poco frecuentes, pero se observó un aumento en aquellos lugares donde hay más virus circulante

La semana pasada, el ministerio de Salud bonaerense advirtió que la Provincia enfrenta el riesgo de una epidemia de dengue, dado que se detectaron 27 casos no autóctonos, 20 más que el año pasado. Por eso, convocó a los 135 secretarios de Salud municipales e instó a la población a realizar tareas de descacharrizado en patios, fondos, jardines y balcones.

“Pedimos a todos los bonaerenses asumir el compromiso de eliminar los posibles criaderos de mosquitos porque en definitiva, si no hay mosquito no hay dengue, zika ni chikungunya”, insistió Chuit. Entonces, lo que hay que hacer, es eliminar, tapar o dar vuelta todos los objetos que puedan acumular agua, porque es allí donde la hembra del insecto pone sus huevos y, al cabo de unos días, nace el mosquito adulto, potencial transmisor de los tres virus.


Compartir