11 de agosto, 2017

A través del decreto 620, el Gobierno declaró monumento histórico nacional al puente colgante “Presidente Hipólito Yrigoyen”, que une Necochea y Quequén  donde entre su considerandos señala que esa construcción, ubicada sobre el río Quequén Grande, fue inaugurado el 21 de julio de 1929.
En 1905, el Ministerio de Obras y Servicios Públicos bonaerense ordenó construir una vía de comunicación entre ambas márgenes del río, “dados los numerosos y constantes pedidos de la población” que debía cruzarlo en balsas.
La estructura metálica fue construida en las usinas de la compañía “Chantiers Et Ateliers de La Gironde”, en Francia, por idea del ingeniero Pascual Palazzo, desde donde se cargó en el puerto de Cherburgo, y los barcos “Pampa” y “Bahía Blanca” lo transportaron hacia la Argentina.
El puente ha mantenido su estructura original desde su construcción, soportando sin problemas las inundaciones de 1980 que derribó todos los puentes que cruzaban el río Quequén. El decreto lleva la firma del presidente Mauricio Macri, del jefe de Gabinete, Marcos Peña, y del ministro de Cultura, Pablo Avelluto.


Compartir