30 de diciembre, 2019

El intendente de General Rodríguez e integrante del Frente de Todos, Mauro García, se sumó al grupo de jefes comunales y dirigentes que anunciaron medidas de ajuste político, y adelantó que tanto él como todos sus funcionarios trabajarán ad honorem en respuesta a «la difícil situación económica» que atraviesa el municipio.
«Esta medida solidaria de la dirigencia política del municipio es en respuesta a la difícil situación económica de General Rodríguez, que supera los 40 millones de déficit», señaló la comuna a través de un comunicado.
Días atrás, García informó que debió «afrontar 27 millones de pesos de deuda a Edenor y la falta de pago de cuatro meses de recolección de residuos, entre otras cosas».


Compartir