12 de febrero, 2020

En este nuevo micro especial, Bernardo Kliksberg habla sobre Padre Opeka, su trabajo en Madagascar y la lucha contra la pobreza.


«El Padre Opeka, que fue candidateado para el Nobel de la Paz, fue a un lugar en Madagascar donde vivían 25 mil personas sobre un gigantesco basural porque no tenían vivienda alguna. Y allí les subió su autoestima, los inspiró y los ayudó a organizarse. Y así construyeron una pequeña ciudad humilde pero llena de dignidad. Construyeron con sus manos viviendas, escuelas, hospitales y lograron mejorar su situación», señaló Kliksberg.
En ese marco, quien es considerado un gurú mundial en la lucha contra la pobreza, detalló que «ahí el Papa dio una misa para un millón de personas, explicó el milagro que había visto y sacó la conclusión de que la pobreza es algo que se puede evitar, es algo que se puede derrotar».
«Las personas pobres no son pobres porque carezcan de cualidades, incentivos e interés, son pobres porque faltan políticas públicas. Porque hay desigualdad, porque hay privilegios, porque hay corrupción, pero que todo ello es enfrentable», remarcó Kliksberg.



  Ver Entrevista

Compartir