10 de septiembre, 2019

El Hospital Central de San Isidro se convirtió en uno de los primeros edificios públicos en sumar paneles solares para generar energía renovable, cuyo principal beneficio es reducir el consumo energético y cuidar el medio ambiente.
“La apuesta es que cada edificio público genere su propia energía. En el caso del Hospital Central instalamos más de 60 placas solares que bajarán el consumo de energía lo que representa una baja en los costos del municipio que en definitiva es el bolsillo del vecino”, contó el intendente de San Isidro, Gustavo Posse.
El sistema de energía solar fotováltica transforma de manera directa la luz solar en electricidad con el uso de una tecnología que se basa en el efecto fotováltico.
La Secretaría de Modernización del Municipio fue la impulsora del proyecto y coordinó el desarrollo de la consultoría en el marco del programa Smarter Cities Challenges que impulsa IBM a nivel mundial. El resultado de la consultoría determinó que la geografía del Partido y el clima es el favorable para la generación solar y eólica.


Compartir