7 de febrero, 2019

El bloque de concejales del Partido Justicialista–Unidad Ciudadana cuestionó al intendente de  Lincoln Salvador Serenal, por recortar fondos en asistencia social y ampliar beneficios para su planta política.
Según revelaron en 2018 la partida destinada a la asistencia alimentaria fue de 1.450.000 pesos y para 2019 el monto solo será de 500.000 pesos.
Mientras que notaron que como contra partida a estos recortes, “Serenal y sus concejales aprobaron beneficios para la planta política, como el aumento de 100.000 pesos a 450.000 en fondos para movilidad y viáticos; y a su hermana Marisa Serenal, secretaria de Cultura y Educación, le subió ese beneficio de 50.000 a 400.000 pesos. Siendo que la suba para el área de legal y técnica pasó de 43.000 pesos a 100.000 pesos”.
Al respecto, el presidente de la bancada del PJ-UC, Bernardo Baccello, destacó que “en el tratamiento de estas proyecciones nosotros aceptábamos un aumento pero no en las cifras que Serenal propuso. Con solo aumentar un 38% para movilidad y viáticos el municipio podría haber generado una disponibilidad de casi dos millones de pesos para destinar a la asistencia social”. “Lamentablemente los concejales que son funcionales a la gestión de Cambiemos lo desestimaron y terminaron aprobando un aumento del 450% y del 800% para la movilidad y los viáticos del intendente y de su hermana”, añadió el edil.
En ese sentido, Baccello insistió: “consideramos que, al menos, la administración de Serenal debía invertir unos 3.250.000 pesos en cuestiones sociales, tanto sea en asistencia alimentaria como en la creación de un programa local de contención para jóvenes. Y el dinero estaba, pero visiblemente los objetivos del intendente son otros”.
“El 2019 se presenta como otro año difícil para todos los linqueños. Evidentemente esto le importa muy poco al intendente Serenal. Al igual que Macri y Vidal, y bien al estilo de Cambiemos, el ajuste sigue afectando a los que menos tienen y los beneficios siguen siendo solamente para ellos y sus amigos. Pero no tengo dudas que estas malas administraciones ya tienen fecha de caducidad. Y esa fecha será el 10 de diciembre”, completó.


Compartir