21 de mayo, 2020

Este miércoles se llevó adelante en Olivos una reunión entre el Presidente de la nación Alberto Fernández, el gobernador Axel Kicillof y el jefe de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, Horacio Rodríguez Larreta, para analizar la continuidad de la cuarentena.
El cónclave, del cual participaron los equipos sanitarios de Nación, Provincia y CABA, se prolongó hasta altas horas de la noche y continuará hoy, para lograr consensuar medidas.
Sobre el tema, el jefe de Gabinete de la provincia de Buenos Aires, Carlos Bianco, quien también participó de la reunión, advirtió que tras la flexibilización de la cuarentena en la ciudad porteña, se han triplicado los casos diarios. «Estamos peor que hace dos semanas en los casos diarios. Por lo cual el sentido común nos hace pensar que flexibilizar el aislamiento no es recomendable», sostuvo en diálogo con América TV.
Además, agregó que «Estuvimos reunidos con los epidemiólogos y nos recomendaron lo mismo». En este sentido, adelantó que «no descartamos que algunas de las cuestiones habilitadas vuelvan hacia atrás, pero estamos con toda la información sobre el tablero».
Uno de los factores más preocupantes para el Gobierno es el transporte, pero ya no porque sean el mayor foco de contagio, sino debido a que justamente por esto, la gente comenzó a trasladarse en autos particulares. Sobre esto es que aumentarán los controles.
«Lo que se definió ayer es reforzar el control sobre el transporte en general y el interjurisdiccional. Para eso se van a implementar mayores controles para verificar que la gente que viaja son trabajadores esenciales. No queremos que haya bonaerenses que vayan a comprar a CABA, ni viceversa. Lo mismo aplica a los diferentes distritos», aseguró Bianco.
«Es muy difícil hacer el control pero la idea es fortalecerlos con mecanismos tecnológicos y físicos», sostuvo el Jefe de Gabinete bonaerense y explicó que «aumentó la circulación en transporte público pero no es dramático; lo que sí aumentó el es el transporte en los automóviles. Por eso hay que hacer una revisión de los permisos».
«Es muy difícil hacer el control pero la idea es fortalecerlos con mecanismos tecnológicos y físicos», sintetizó.
En tanto, al salir de la reunión en Olivos, el gobernador Axel Kicillof, fue tajante: «Esto no es una competencia, hay que buscar un equilibrio. Cuando hay dos jurisdicciones hay que evitar que se crucen los casos para que no se contagien. No es un problema político y no estoy presionando, ni juzgando y no es cuestión de echar culpas ni hacer política con esto».


Compartir