15 de mayo, 2018

El intendente de Mar Chiquita, Carlos Ronda (cambiemos), vuelve a ser el centro de críticas en la localidad balnearia, pero esta vez de sus propios correligionarios: concejales y militantes del oficialismo le exigen respuestas al jefe comunal sobre diversos problemas de la gestión local.
En un principio, las críticas fueron para Provincia y Nación por el Plan de Viviendas que se desarrollaba en la ciudad y desde el Concejo Deliberante emitieron una resolución en la que reclamaban celeridad en los trámites que permitan avances en los planes de construcción en el distrito.
“Dada la necesidad de terminar las obras de viviendas, que en la actualidad se encuentran paralizadas por diferentes administrativos, consideramos manifestar a las autoridades provinciales y nacionales se destraben cuanto antes los trámites, dando prioridad a esta demanda”, detallaron textualmente los ediles que también pusieron la mirada en la poca acción del mandatario de Mar Chiquita.
Sin embargo, los cuestionamientos no terminaron ahí. Los ediles de la alianza oficialista también deslizaron su malestar por casos de nepotismo en la comuna. El hijo del intendente, Gonzalo, aún mantiene su puesto como Secretario de Hacienda, y su sobrino, Nicolás Marini, hace lo propio en el área de Salud, a pesar de la ley antinepotismo que impulsa Cambiemos.
Por último, también se sumaron las críticas de la militancia de la Unión Cívica Radical local, quienes le reclamaron al alcalde por el cierre del comité del distrito.
“¿Qué pasa con el comité de la Unión Cívica Radical que permanece cerrado permanentemente?. ¿Me equivoco si afirmo que usted, Sr. Intendente, quiere mantener cerrado el comité para no escuchar las críticas hacía su gobierno?”, le cuestionó mediante una carta Alejandro Sedares, militante radical.
“¿Será que piensa que el partido sirve únicamente cuando necesitan que los afiliados salgan a la calle a buscar los votos, pero cuando obtiene la intendencia se olvida del partido radical y sus afiliados?”, agregó.


Compartir