7 de marzo, 2019

Ante el creciente narcomenudeo que se observa en diferentes barrios de la Provincia de Buenos Aires, varios distritos han dado un paso adelante y se sumaron a la idea de instalar “buzones anti-narco”.
Sin embargo, y pese a que fue aprobado por el Concejo Deliberante en diciembre, no se han puesto en funcionamiento en el municipio de Tornquist, comandado por el intendente oficialista, Sergio Bordoni.
Ante la demora, la oposición cuestionó que los receptáculos aún no hayan sido colocados en los lugares estratégicos dispuestos, para ponerse a disposición de quienes “se comprometen para luchar contra el flagelo de la droga”, señalaron.
En tal sentido, el bloque de Unidad Ciudadana expresó que “es una herramienta que funciona porque brinda pistas para abrir procesos investigativos. Se aprobó el 4 de diciembre del año pasado y no se pusieron en funcionamiento”.
En declaraciones a La Brújula 24, el edil Guillermo Loffler dijo que “en nuestro distrito hay una ola de inseguridad creciente. Y el tema de la droga fortalece los delitos. No vemos la voluntad por parte del intendente (Sergio Bordoni) de implementarlos. No es algo difícil, falta decisión política”.
“Su función es implementarla porque fue aprobado por unanimidad en el Concejo. Acá no hay cuestiones partidarias. No queremos que en nuestro distrito siga creciendo la inseguridad. Es algo muy difícil de combatir”, añadió.
Los concejales kirchneristas remarcaron que “en diferentes distritos no hubo demoras. No queremos que el narcotráfico nos gane la batalla. Se necesitan al menos diez buzones para arrancar y así, quien quiera hacer una denuncia anónima, pueda realizarla”.


Compartir